El Propósito, La Pasión y Otros Demonios: Un Enfoque Poco Convencional Para Amar Lo Que Haces

 

Quiero empezar haciéndote una pregunta:

¿Tienes un propósito claro y definido de vida?

Si no, bienvenido al club, y si lo tienes puede que este enfoque que voy a mostrarte te impulse mucho más.

Voy a dejar claro mi punto de vista desde el principio: no necesitas conocer tus pasiones ni tener un propósito definitivo de vida ahora mismo para empezar a crear resultados extraordinarios y sentir que vas por el camino correcto.

 

En su libro “So Good They Can’t Ignore You” Cal Newport se enfoca en responder una pregunta:

¿Por qué algunas personas terminan amando lo que hacen cuando muchas otras fallan en ello?

No te enfoques en seguir tu pasión

Durante un par de años me dedique a buscar qué era lo que que realmente quería hacer mi vida, quería encontrar algo realmente grande que seguir porque sabía que encontrarlo me llevaría a los resultados y al éxito que quería obtener… o eso creí.

En algún momento me convencí de que “hacer lo que amaba y lo que me apasionaba” eventualmente me daría la respuesta.

“Dedícate a hacer aquello que amas” ¿what? ¿Y si no se que es lo que más me apasiona?

Pertenecemos a una generación que rechaza la idea de que estamos predestinados a algo y aún así empezamos a buscar nuestras pasiones y un propósito de vida como si estuviera escrito en algún lugar de nuestras almas.

No tiene mucho sentido ¿verdad?

Existen dos problemas fundamentales a la hora usar nuestras pasiones para construir una carrera:

1. Seguir una pasión asume que tenemos pasiones preexistentes que podamos usar para definir una carrera profesional, razón por la cual la mayoría de las personas se siente perdida.

2. Supone que “si me gusta hacer algo en realidad me va a gustar trabajar todo el tiempo en ello”

La principal razón por la que las personas que eligen seguir sus pasiones no tienen éxito en el camino es porque fallan al no reconocer el esfuerzo necesario que se requiere para llegar a él, lo que eventualmente hace que dejen de querer lo que hacen y se pregunten si eso es lo que realmente quieren hacer.

Haz lo que Steve Jobs hizo

En el discurso de graduación de Stanford en el 2005, Steve jobs habló de los aprendizajes que tuvo en su vida, uno de ellos hablaba de hacer lo que amas.

“Tienes que amar tu trabajo. Tu trabajo ocupará una gran parte de tu vida y la única forma de sentirte realmente satisfecho es haciendo lo que crees es un gran trabajo en realidad y la única manera de hacer un gran trabajo es amar lo que haces. Si aún no lo has encontrado, sigue buscando, no te conformes.”

Si lo dice Steve Jobs debe tener mucho sentido, y para mi lo tiene, pero también dijo… “Si aún no lo has encontrado, sigue buscando”.

Y para entender qué es lo que quiere decir debemos saber un poco más sobre su historia con Apple.

Apple no nació como resultado del amor de Steve Jobs por la tecnología, en un principio fue una oportunidad para generar dinero, un emprendimiento de bajo riesgo. En esa época Steve era más conocido por su atracción por lo espiritual y solo se lo veía en trabajos relacionados con la electrónica si podía hacer buen dinero en ellos.

No fue un golpe de suerte, pero si fueron otras habilidades y mentalidades las que le permitieron identificar la oportunidad que lo llevó a crear Apple en un principio. Fue solo después de obtener éxito en ello que empezó a apasionarse por la tecnología y a pensar cómo podía cambiar el mundo a través de ella.

Es por ello que en su discurso en Stanford Steve Jobs habla de que es imposible conectar los puntos mirando hacia adelante, sólo puedes conectarlos mirando hacia atrás y que debes confiar en que de alguna manera los puntos van a conectarse en el futuro.

Sé tan bueno que no puedan ignorarte

No sigas tu pasión, en vez de ello deja que ella te siga en el camino hacia ser tan bueno que no puedan ignorarte.
— Cal Newport

Así que… ¿Por qué algunas personas terminan amando lo que hacen cuando muchas otras fallan en ello?

Para responder a esta pregunta, Cal Newport se basa en la hipótesis de que “cuando se trata de crear un trabajo que amas, seguir tu pasión en un mal consejo”

Dos de sus conclusiones más importantes nos dicen:

  • La pasión toma tiempo: seguir tus pasiones implica tenerlas, pero a veces simplemente no puedes encontrar algo por lo que te sientas tan apasionado que quieras seguir. Lo que encontró es que las empleados más felices y apasionados no era aquellos que siguieron sus pasiones sino aquellos que llevaban el tiempo suficiente en su trabajo como para volverse muy buenos en lo que hacían.

  • La pasión es un efecto secundario de la maestría: a medida que te vuelves muy bueno en algo empiezas a llenar 2 necesidades psicológicas que tenemos para sentirnos motivados a hacer nuestro trabajo: Autonomía y competencia. Entre mejor nos volvemos sentimos que somos más capaces al tiempo que tenemos más control sobre lo que hacemos.

Puedes llegar a amar cualquier camino que elijas seguir si lo haces con compromiso y dedicación.

 

Elige Una habilidad y un camino

Si ya conoces los riesgos de seguir ciegamente el camino que crees que tus pasiones tienen para ti, intenta algo diferente.

Sigue un camino que te parezca interesante seguir, no tiene que ser tu pasión y si te sientes indeciso y no eres capaz de elegir entre dos caminos puedes intentar dos cosas:

  • Mezcla tus gustos y tus intereses y mira qué objetivos interesantes y emocionantes pueden salir de allí.

  • Lanza una moneda y decídete.

No se trata de ignorar tus gustos, se trata de no caer en la trampa de creer que hay único camino ideal que está esperando por ti.
— Diego Gómez

… un gran camino

Ben Horowitz es un famoso emprendedor y ángel inversionista que tiene otra idea acerca de lo que puedes seguir:

- “No sigas tu pasión en vez de ello sigue tu contribución.”-

Si sabes que estás trabajando en algo grande que de alguna manera puede crear un gran impacto en el mundo eventualmente se convertirá en algo que amas hacer.

Ben dice que cuando miramos de cerca a todas las personas que han sido exitosas, todas dicen que aman lo que hacen, así que se hizo popular el pensamiento de que si amas lo que haces serás exitoso.

Si le hacemos ingeniería inversa aparecen dos posibilidades diferentes:

  1. Si amas lo que haces serás exitoso

  2. Si tienes éxito con lo que haces amaras lo que haces

El primer problema es que seguir nuestras pasiones es una cuestión difícil de priorizar:

¿Qué te gusta más? ¿En qué eres mejor?

El segundo problema es que lo que te apasiona a las 21 años no necesariamente es lo mismo que te apasionará a los 40.

El último problema con las pasiones es que es un punto de vista muy egocéntrico, en vez de eso enfócate en cual va a ser la contribución que vas a darle al mundo.

 

¿Que haces tu para mantenerte motivado y apasionado con lo que haces?