4 Formas Inusuales De Multiplicar Tu Productividad

 

Empecemos con un chequeo de realidad:

Somos expertos menospreciando la capacidad que tenemos para obtener resultados.

Es simple. No solo por el lavado de cerebro que nos hacemos a nosotros mismos cuando buscamos mil y un  formas en las que podríamos fracasar sino por pensar que el tiempo lo soluciona todo.

Solo ten presente que el tiempo soluciona todo a costa de tu propio tiempo.

 

Lo bueno es que también somos buenos dándonos cuenta de las cosas por experiencia propia. Si las experimentamos y funcionan entonces empezamos a creer, así que es hora de experimentar.

Antes de...

Primero debes saber que es lo que esperas obtener siendo más productivo. ¿cuál es tu objetivo? Terminar un modelo negocio, escribir 30.000 palabras para tu libro, dar un paso que sabes que debes tomar y no te atreves todavía. Sea lo que sea asegúrate de que valga tu tiempo y tu dinero.

1. Recupera tu dinero:

¿Por qué se llama así? Ya verás.

Llama a un amigo y dile los detalles específicos de lo que quieres lograr, el tiempo en el que lo vas a lograr y las evidencias específicas que vas a darle para que el sepa que lo conseguiste. Si no cumples tienes que pagarle una cantidad de dinero que consideres cause un efecto en tí, así no te atreverás a fallar.

No va a ser tan fácil. Aquí viene una condición especial:

Le vas a dar el dinero desde el principio y el lo va a guardar para ti y te lo entregará si recibe las evidencias que prometiste a tiempo. Ouch, ahora sí vas en serio ¿verdad?

Hey, si no quieres darle el dinero a un buen amigo puedes decirle que se lo regale a una fundación en caso de que no cumplas, o hasta gastarlo en una salida para socializar con él (o ella).

¿Vamos bien? Sigamos

2. Una cachetada bien remunerada

El segundo es un método super interesante que me encantaría poner en práctica en algún momento. Llámame masoquista.

Maneesh Sethi es un autor y emprendedor en línea americano que habla sobre productividad. En uno de sus experimentos le pago 8 dólares por hora a una mujer para que lo gritara o lo cacheteara si se desconcentraba del trabajo que estaba haciendo (en serio).

¿Los resultados?

Maneesh dijo que alcanzó un nivel de productividad del 98% (4 veces más que el promedio) y no solo en productividad sino que en calidad también. Hizo énfasis en la importancia del elemento social sobre su productividad. Tener a alguien más que supiera lo que se suponía que debía hacer y que estaba pendiente de que lo hiciera lo hizo enfocarse más en crear algo importante. Adicionalmente podía pedirle ayuda desde un punto de vista diferente (no solo para maltratarlo).

Al final, el miedo a la cachetada solo le agrego un poco de diversión al asunto. De igual manera no creo que quieras a alguien gritando o golpeándote en una cafetería.

3. Compresión del tiempo

El tercero se trata de establecer una duración ridículamente corta para cumplir tu objetivo (recuerda que tu enfoque son las tareas importantes).

En su libro Hustle, Jesse W. Tevelow dice que puede sonar contraintuitivo decir que hacer un proyecto lo más rápido posible lleve a mejores resultados, pero explica que cuando vamos a toda velocidad aparecen dos efectos secundarios: Enfoque y aceleración.

Primero establezcamos el tiempo: Si sueles demorarte 2 horas, ponte 40 minutos, si sueles demorarte 1 semana, reducelo a 2 días, exagera. ¿Por qué? porque la mayoría de las personas no saben de lo que son capaces hasta que lo intentan.

Cuando le pones objetivos fáciles a tu mente, tu mente te dará herramientas comunes para lograrlo, pero si le pones un objetivo ridículo, tu mente empezará a trabajar en formas ridículamente geniales de llevarlo a cabo.

La ley de parkinson dice que el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para su terminación. La mayoría de las fechas límites que nos imponemos están llenas de miedos, paradas innecesarias y cambios que solo se dan por el tiempo que tienes de más.

Así que ¿Cuál es el precio que vas a pagar si no lo logras?

Si fueras capaz de probar que puedes ir 4 veces más rápido solo con cambiar las reglas de tu juego poniendo una fecha ridícula para terminarlo, ¿qué impacto tendría eso en tu vida? ¿Valdría la pena?

Por supuesto que sí. Haré unos cuantos experimentos yo mismo y te contaré los resultados.

4. Instrucciones del futuro

Acabo de inventarlo y es el más extraño de todos, pero hey!, la realidad es como tu la interpretas, así que ponle un poco de emoción y aventura.

Imagínate como quisieras que fuera tu vida 10 años en el futuro, imagínate una vida genial e interesante. Ahora piensa en las cosas que tendrías que hacer para haber llegado hasta allá:

  • ¿Que habitos crees que tuviste que desarrollar?

  • ¿Qué habilidades tuviste que practicar diariamente?

  • ¿A quién tuviste que conocer?

  • ¿Que pasos arriesgados tuviste que tomar?

Ahora, imagina que esas son las instrucciones de tu yo del futuro:

“Si no cumples con estas instrucciones, las consecuencias pueden ser… una vida increíblemente aburrida y sin sentido así como la que llevas ahora mismo”

¿Crees que tu yo del futuro te engañaría? Claro que si, pero solo si su vida ya es demasiado aburrida y quiere que tu la cambies jaja.

Confia en ti mismo.

¿Qué otras formas inusuales para acelerar tu productividad se te ocurren? Comenta!