La Productividad Personal: LA GUÍA DEFINITIVA PARA ACELERAR

 

 

Voy a ir al grano, la productividad personal no se trata solo de aprender a administrar tu tiempo, se trata de alto rendimiento, de éxito y crecimiento personal...

Así que aunque me enfoque en responder a tu pregunta lo mejor posible, voy a condensarlo todo, porque finalmente la productividad siempre es sobre lograr lo que quieres lograr, llegar a donde quieres llegar.

Productividad personal.png
 

Al principio, cuando pensaba en productividad personal solía pensar en administración del tiempo (si, igual que tu), ser organizado, hacer más y más, pero nada más alejado de la realidad.

Empecemos esta historia elevando nuestro nivel de consciencia, porque la forma en la que pensamos y hablamos se convierte en nuestra realidad (el 100% de las veces).

La Mentira de la Administración del Tiempo

Cuando pienso en la administración del tiempo lo primero que viene a mi mente es asignar todas las tareas que tengo que hacer a una hora del día, el problema yace cuando creemos que “gestionar el tiempo” es suficiente, pero... porque que seas un experto programando y planeando no significa que sea un experto tomando acción.

Lo segundo es que no se trata de administrar el tiempo sino de administrarte a ti mismo! ¿Vas a tener que planear y distribuir tus minutos y segundos? Claro que sí, pero de nada sirve si no administras tu recurso más importante, TÚ.

“No se trata de administrar el tiempo sino de administrarte a ti mismo”
— Diego Gómez

Qué es la Productividad Personal

La productividad se trata de PRODUCIR. Si, es necesario hacer la aclaración porque si no estás obteniendo los resultados que quieres y no estás llegando a donde quieres pues sencillamente no estás siendo productivo.

Así que antes de saber que significa productividad para ti, tienes que saber que es lo que quieres lograr, hacia dónde vas y cuales son tus objetivos.

Convencionalmente la productividad es una relación entre los resultados obtenidos por unidad de tiempo, entre más rápido produzcas y mejor administres tus recursos más productivo serás. Entonces:

  • Tienes que tener un objetivo claro y definido para ser productivo

  • Entre menos tiempo y recursos te tome lograr un mismo resultado, más productivo serás

Significados para la productividad personal hay muchos, hay tantos significados como expertos en el tema.

Personalmente defino la productividad personal como la velocidad a la que obtienes resultados enfocados a alcanzar tus verdaderos objetivos.

“La Productividad Personal es la velocidad a la que obtienes resultados enfocados a alcanzar tus verdaderos objetivos.”
— Diego Gómez

Es bastante simple, si no estás progresando hacia tus sueños y hacia tus objetivos más ambiciosos, puede que estés produciendo pero no estás siendo productivo en tu vida. A veces siento que es un enfoque agresivo, pero si no estás persiguiendo grandes objetivos puede que sea esa la razón por la que sientes que no avanzas.

Los Nuevos Principios de la Productividad Personal

En un principio la productividad personal tenía un enfoque basado principalmente en técnicas de organización efectiva, pero con el paso de los años se ha transformado en un enfoque holístico que tiene en cuenta muchos más factores, factores que nos han permitido elevar la productividad personal a una ciencia del éxito y del alto rendimiento.

  1. TODOS pueden ser altamente productivos:

    Se trata de que empieces a ser consciente de todo lo que evita que seas productivo y de empezar a enfocarte en lo que tiene el potencial de moverte hacia adelante.

    Cada nuevo concepto que ponemos en práctica reduce la fricción o aumenta la velocidad de nuestro sistema productivo.

    Si inicialmente eliminamos las distracciones e interrupciones, luego retomamos el control de nuestros días, aprendemos a enfocarnos en lo más importante y creamos nuevos hábitos, cada uno de estos nuevos sistemas van potenciando tu productividad llevándola al siguiente nivel.

  2. Es TU responsabilidad:

    Echarle la culpa a la vida o a los demás es un mecanismo de defensa que tenemos para evitar sentirnos responsables de lo que no “podemos” hacer, pero cuando culpamos a la vida y a los demás cedemos el poder y no podemos hacer nada al respecto porque pensamos que la solución está fuera de nuestros límites.

    Uno de los errores más comunes que tendemos a cometer es a comparar nuestros resultados con los de los demás, en la mayoría de las veces no para abrir posibilidades sobre lo que es posible sino para preparar excusas sobre por qué no estamos logrando el éxito que los demás están logrando.

    Es en el momento en el que tomamos responsabilidad por nuestros resultados en el que volvemos posible superar nuestros más grandes obstáculos porque hemos puesto la solución dentro de nosotros y no por fuera.

  3. Manejar el tiempo es sobre manejarte a TI mismo

    Puedes aprender a planear y programar tu agenda de la mejor forma posible pero el reto es manejarte a ti mismo. No puedes manejar el tiempo, está fuera de tu control, pero de lo que sí tienes control es sobre ti mismo y tus acciones.

    Cuando pretendes administrar tu tiempo de una mejor forma te das cuenta de que es un objetivo confuso, pues no se trata de tu agenda sino de llevarte a ti mismo a hacer lo que dijiste que ibas a hacer en primer lugar.

    Cuando eres consciente de que tu eres el que debe administrarse es cuando tomas responsabilidad sobre tus acciones y tus resultados.

  4. TU guión es tu historia y TU realidad:

    El cuarto principio es una extensión de los 3 anteriores.

    Habíamos mencionado que ser productivo se trata de alcanzar los resultados que quieres obtener y obtener esos resultados que quieres es una expresión de la libertad que tienes para elegir qué hacer.

    Sin embargo no todas las veces haces lo que quieres ni lo que dijiste que harías sino que terminas reaccionando a todo lo que aparece en tu vida en vez de ser proactivo.

    Y si bien eres tu quien escribe su propia historia podrías empezar por escribirla… literalmente.

  5. Enfrenta TUS Miedos y vive TUS Sueños:

    Soy un fiel creyente en que tus mejores oportunidades de crecimiento personal se esconden detrás de tus miedos más grandes. Entre más grande te atrevas a soñar más miedos encontrarás en el camino, es inevitable y deberás tener los ojos abiertos mientras lo haces.

    No te preocupes, no vas a tener que buscar tus miedos ahora mismo, si vas por un gran camino, más rápido que tarde aparecerán frente a ti y es allí donde debes definir tu compromiso con quien quieres ser y lo que quieres lograr.

  6. Enfócate en lo único más importante:

    No se trata de tener un único propósito de vida, puedes tener varios grandes y ambiciosos objetivos, pero en este momento solo debes enfocarte en lo único más importante que estas haciendo.

    Para avanzar hacia lo que realmente quieres tienes que tener claridad sobre ello. Perseguir varios objetivos al mismo tiempo es como salir en tu automóvil y pretender llegar a 5 ciudades diferentes siguiendo el mismo camino para todas, es imposible.

    Tienes que elegir en cada momento qué es lo ÚNICO más importante que debes lograr e ir por ello.

  7. Dónde Está Tu Atención Está Tu Poder:

    Puede sonar similar al anterior pero saber manejar tu atención no solo se trata de enfocarte en lo importante y de estar en el presente sino de enfocar a tu mente en todas las posibilidades que tienes, en tus fortalezas, en tus oportunidades y en tu propósito.

    Cuando te enfocas en cosas negativas como en las dudas, en la desconfianza, en todas las formas en las que todo puede salir mal, entonces eso es lo que alimentaras y entre más pienses en ello más fuerte se hará.

  8. El caos interno crea caos externo:

    Lo primero que tienes que aprender a manejar es tu caos interior. Si hay caos en tu interior entonces es fácil ver las repercusiones en el exterior. Caos en tus negocios, en tus relaciones con familiares o amigos.

    Cuando minimizas el caos que hay en tu interior el caos exterior tiende a desaparecer.

  9. TUS hábitos son TU destino:

    Tus hábitos son comportamientos muy arraigados dentro de ti. Si haces algo una y otra vez, eventualmente se queda en ti y es difícil cambiarlo.

    Sabías que un 40% de lo que haces en el día es inconsciente y está siendo manejado por tus hábitos?

    La mayoría de las decisiones que tomas pueden sentirse como un proceso consciente pero la verdad es que en la mayoría de los casos tus hábitos son los que definen lo que harás y lo que no harás, es por ello que juegan un papel tan importante en la productividad y en el éxito personal.

    Si analizas todas las cosas que haces día a día te darás cuenta de que casi todo es lo mismo, Tus emociones, sentimientos, reacciones y acciones siguen un patrón casi siempre predecible.

    Durante el programa te presentaré tácticas bastante poderosas que te ayudarán a diseñar nuevas rutinas y hábitos para potenciar tu productividad.

  10. Todo lo que haces te prepara para el éxito o pone un obstáculo en el camino:

    Craig Ballantyne, uno de mis mentores de éxito preferidos, habla sobre la importancia de la preparación en el camino a obtener grandes resultados. 

    “Debes prepararte con las herramientas y rituales correctos para poder tomar las decisiones correctas en el dia a dia y esto incluye eliminar las tentaciones que hay en el camino.”

    Todas tus acciones tienen repercusiones en el futuro. Los resultados de corto plazo de una acción y los resultados de largo plazo de esa acción suelen ser diferentes y la mayoría de las veces opuestos.

    Un ejemplo de esto es cuando haces una compra por capricho, en el corto plazo te sentiste bien, compraste lo que querías pero en el largo plazo puede que ese dinero te haya servido más si lo hubieras invertido.

    Si comes tu ensalada saludable todos los días puede que al principio no sepa tan bien, pero en el largo plazo vas a gozar de mejor salud y de más energía.

  11. Conviértete en TU siguiente versión:

    Lo que te trajo hasta aquí no te llevará hasta allá. No importa qué tan exitoso seas, si quieres subir de nivel tienes que cambiar tu estrategia

    Puedes ser exitoso financieramente, relacionalmente o espiritualmente, pero siempre que quieras lograr resultados diferentes tus acciones tienen que cambiar y por ende tu tienes que cambiar, tienes que convertirte en la persona que es capaz de llevar a cabo esos ideales.

    “No se trata de saber cual es tu mejor versión sino de ser la versión que requieres ser para lograr los objetivos que quieres alcanzar.”

    Nuestros objetivos y sueños evolucionan a medida que los alcanzamos y debemos aprender a saber quien eres en este momento vs. quién debes ser para llegar a donde quieres llegar.

     

  12. Nunca pero nunca aplaces tu despertador:

    Esta no te la esperabas. No hay mejor forma de sabotear tu día que empezarlo pensando “5 minutos más”.

    Todo en la productividad es un acto intencional y si el primer acto del día es uno de debilidad has empezado con el pie equivocado.

    Ser intencional con lo que quieres se trata de decir y hacer lo que dijiste que harías. Tu poder de voluntad es como cualquier otro músculo, si no lo utilizas eventualmente se atrofia y quedaras a la merced de la vida y de los demás.

    Así que en vez de pensar en “5 minutos más” piensa en “AHORA MISMO”!

Que te impide ser productivo

Antes de empezar a ser productivo lo más inteligente es saber qué impide que funciones a toda máquina. Así que vamos a ver los 5 factores que más afectan en tu productividad  a la hora de tomar acción:

  1. Las multitareas: hacer muchas cosas al mismo tiempo nos hace sentir que avanzamos más rápido, mantiene a nuestra mente ocupada y a veces nos entretiene, sin embargo, hacer muchas cosas al mismo tiempo es una de las principales razones por las que nos sentimos ocupados y al final del día no avanzamos en nada.

  2. Distracciones e interrupciones: Las notificaciones de tu celular, redes sociales, correo electrónico, llamadas, tus compañeros de trabajo.

    Las distracciones y las interrupciones podría decir, es el factor más importante que debemos tener en cuenta y que debemos aprender a minimizar y gestionar para recuperar gran parte de nuestra productividad.

  3. Muchas opciones y alternativas: Vivimos en una época en la que tenemos demasiadas opciones, vivimos abrumados por ellas.

    Si queremos comprar un computador hay miles de opciones disponibles, igual para comprar un carro o un celular. Estamos abrumados por las opciones y aún así sentimos que nunca encontramos exactamente lo que queremos, que nunca tomamos suficientes decisiones personales.

  4. La gratificación inmediata:  Cuando estamos trabajando en algo y se pone difícil o nos exige un poco más de poder mental, nos distraemos y buscamos una gratificación mas rápida, nos levantamos de la silla y comemos algo, nos tomamos un café.

    Nos estamos volviendo obsesivos con los resultados rápidos tanto que ya no escuchamos las canciones completas sino que escuchamos la parte que nos gusta y pasamos a la siguiente.

  5. Las creencias que tenemos de nosotros mismos: Puedes saberlo todo sobre productividad, ser disciplinado y tener un sistema infalible para producir resultados pero si tus propias creencias limitan lo que tu eres capaz de hacer, nunca vas a dar pasos lo suficientemente grandes.

La Felicidad en la Productividad

La felicidad es lo que más buscamos pero es lo que menos solemos entender. Siempre que pensamos en un objetivo último que buscar pensamos en ser felices solo para después llenar nuestros sueños de cosas que cuando alcanzamos solo son una bandera en el camino.

Pensamos que la riqueza financiera nos dará la felicidad, que vivir en la casa de nuestros sueños o que vivir con nuestra pareja ideal nos pondrá en la cima de nuestras aspiraciones, pero la verdad es que no termina ahí.

¿Cuando te has sentido feliz en tu vida?

“Si tus acciones diarias alimentan un gran propósito, la forma más pura y duradera de felicidad aparece.”
— Gary Keller

En su libro “The One Thing” Gary Keller dice: Si tus acciones diarias alimentan un gran propósito, la forma más pura y duradera de felicidad aparece.

La felicidad no es algo que se alcanza, es algo que experimentas, así que no es como si llegaras a la cima del mundo y fueras feliz para siempre, la vida es una ruleta rusa llena de subes y bajas y siempre puedes llegar más alto que la última vez.

Lee aquí “Cómo seguir un gran camino”

¿Amar lo que haces?

¿Que tiene que ver con tu productividad? Todo que ver y no por el hecho de que hagas o no hagas lo que ames.

Si no sabes cuales son tus pasiones, no estás obligado a encontrar una ahora mismo para lograr los resultados que buscas, lo más probable es que la pasión te encuentre en el camino.

Sigue leyendo  “Cultiva tu Pasión”

Algunas Metodologías de Productividad Personal

De hecho esta es una lista de mis metodologías favoritas de productividad personal y un par de metodologías que hay que mencionar porque si!
 

  1. Cómete Esa Rana: se trata de llevar a cabo tu tarea más importante del día primero, la idea es aprovechar la energía que tienes al principio del día para avanzar en aquello que realmente importa.

  2. Objetivos SMART: es una metodología para el diseño de objetivos que aumenta tus probabilidades de cumplir pues te permite entender mucho mejor lo que buscas.

    SMART es una acrónimo en inglés para “Especifico, Medible, Alcanzable, Relevante y Atado al tiempo”. Esas son las características con las que debe contar todo objetivo.

  3. Time Blocking: Es una de las técnicas que más uso. Se trata de dividir tu día en bloques de tiempo y asignarle a cada uno una actividad. La idea es que nada más sucede en ese bloque de tiempo aparte de lo que dijiste que iba a suceder.

    No solo se trata de bloquear el tiempo para tus tareas sino también el tiempo que dedicas a las distracciones y a descansar, de esa manera reduces la tentación de voltear tu atención a otras cosas.

  4. Pomodoro: La técnica Pomodoro es una de las bases de los bloques de tiempo pero es una técnica mucho más sencilla enfocada en maximizar tu enfoque durante cortos periodos de tiempo para lograr resultados más rápidos.

    En la técnica Pomodoro se suele dividir el tiempo en 25 minutos de trabajo intenso seguido por 5 minutos de descanso y así sucesivamente hasta completar 4 rondas.

  5. No Rompas La Cadena: Es una técnica muy sencilla y particularmente poderosa para el establecimiento de nuevos hábitos y rutinas. Toma un calendario y cada día en el que llevas a cabo tu hábito o rutina lo tachas con una X, a medida que se vuelva más larga la cadena no querrás interrumpirla.

  6. To Do List - To Don’t List : No solo se trata de saber que es lo que vas a hacer sino de saber que cosas no vas a hacer también. De aquí que aprendas a decir “NO” a las cosas que no son tu prioridad ahora mismo.

  7. Getting Things Done (GTD): esta metodología es uno de los clásicos de la productividad personal diseñada por David Allen. Es un sistema de productividad con 5 pasos básicos: Recopilar, Procesar, Organizar, Revisar y Actuar.

Multiplica Tu Acción

Puedes hacer más con menos, puedes tomar acción inteligente y lograr más de lo que esperabas pero no todo es planeación y estrategia, el contador no empieza hasta que tu no tomes acción.

Si quieres perseguir grandes y ambiciosos objetivos tienes que igualar tu acción al nivel de tus sueños, así que para finalizar pregúntate:

¿En donde voy a multiplicar mi acción?

Comenta!