Cómo Diseñar Tu Ritual de desconexión: Reduce Tu Estrés En 3 Pasos

 

Después de trabajar todo el día puede que encuentres algo difícil separar tu vida laboral de tu vida privada.

Vas a la cama todavía pensando en problemas del trabajo y a veces sueles pasar una mala noche porque no fuiste capaz de calmar la voz de tus problemas.

"El Ritual de desconexión es la mejor forma de que tu cerebro entienda que el día se acabó, que hasta aquí llegó el trabajo que vas a hacer por hoy."

 

No solamente es crucial tener una rutina para empezar el día de la mejor forma sino también tener una para cerrarlo de la mejor manera posible también.

¿Por Qué Un Ritual de Desconexión?

En sicología existe algo que se llama el Efecto Zeigarnik y se refiere a que el cerebro tiende a recordar las tareas incompletas o interrumpidas mucho mejor que las completadas. Estas tareas que no terminaste tienen la capacidad de dominar tu atención.

Esta es la razón por la cual cuando vas a dormir en tu mente empiezan a aparecer todas las cosas que dejaste incompletas, las cosas que te preocupan y a las que dejaste sin terminar.

Gran parte de este estrés que sufres es autoimpuesto y tienes la capacidad de hacer algo al respecto.

Tu ritual de desconexión es también el inicio de tu ritual de éxito.

Diseña tu ritual de desconexión

Es importante darle una terminación adecuada a las tareas que quedaron incompletas, no significa que las tengas que terminarlas pero si tienes que darles un manejo adecuado, es por ello que la primer parte se trata de:

  1. Gestiona tareas incompletas: es el procedimiento que vas a llevar a cabo para terminar las tareas que quedaron pendientes. Estas acciones que tienen que quedar por escrito en tu agenda o en tu aplicación.

    Si no las sacas de tu mente y las pones en un lugar donde tu mente entienda que las vas a revisar después, tu mente no va a tener la confianza necesaria para aplazarlas así que seguirá insistiendo en recordártelas (seguirán apareciendo ante ti cuando cierres los ojos en la noche):
     
    • Revisa tareas incompletas
    • ¿Cómo vas terminarlas?
    • Prográmalas para el día siguiente
       
  2. Tiempo de planeación: La planeación empieza la noche anterior. Ya sabes que es lo que dejaste sin terminar y lo que vas a hacer al respecto, es hora de programar el día de mañana y establecer tus prioridades. Esto te ayuda a que al día siguiente solo tengas que hacer retoques y asignarle una programación a tus tareas del día.
     
  3. Tu Señal de desconexión: puede ser con una frase que te indique que has terminado de trabajar por el día de hoy. La idea es acostumbrar a tu mente a que una vez ejecutes la señal dejas de pensar en el trabajo y te dedicas a descansar, puedes pasar tiempo en familia tranquilamente o dedicarte a un hobbie antes de ir a la cama.

La señal puede ser ponerse la pijama o decir una frase como “Misión cumplida” (haz que sea divertido).

No obstante la señal no funciona y no tiene el mismo poder si no has dejado listos los pasos anteriores. La señal es efectiva solo cuando sigues el sistema. Si ejecutas tu señal y no has gestionado las tareas incompletas ni tu planeación lo más probable es que no puedas dormir recordando todos los problemas que tienes.

Hora de dormir!

Si tienes una hora fija en la que te despiertas, debes tener una hora fija para ir a la cama. Por esta razón el ritual de desconexión es el principio de tu ritual de éxito, prepara el camino para lo que va a suceder el día siguiente.

Si tienes una hora fija a la que te despiertas, debes tener una hora fija para ir a la cama.

Toma una semana habituarse al ritual de apagado hasta que tu mente confíe en el sistema que has diseñado y para eso tu debes ser consistente con el.

Si dejaste algo pendiente y señalaste unas acciones que ibas a hacer al día siguiente, llévalas a cabo al día siguiente, de esta manera es que tu mente empieza a confiar en tu nuevo sistema.

Recuerda que cambiar tus comportamientos toma disciplina y poder de voluntad así que vas  a tener que ir en contra de tus deseos algunas veces para cumplir. Cuando se pone difícil tu mente empezará a sacar excusas y depende de ti únicamente convertir esas excusas en razones para seguir adelante.

¿Cuál sería tu señal de desconexión? Comenta!