El Ingrediente Perdido De Tu Productividad: Escribe Tu propio Guion

 

En esta generación mucho se habla de tomar el control de tu vida y ser el autor de tu propia historia, queremos la libertad para hacer lo que queremos pero la mayoría suele desperdiciar el tiempo porque simplemente no sabe como estar al mando de su propia libertad.

Tener la capacidad de elegir que hacer con tu tiempo es solo el principio, debes de tener la capacidad para ELEGIR y HACER con tu tiempo lo que dijiste que ibas a hacer.

 

Si tanto quieres ser el autor de tu propia historia, debes empezar por escribir lo que vas a hacer con tu día, y para aquellos a los que le gusta que la vida sea una sorpresa, créeme, no van a dejar de suceder, van a suceder más a menudo de lo que imaginabas.

1. El ingrediente perdido de tu productividad

La única forma de influenciar el futuro es con las decisiones que tomes en este momento, enfocarte en escribir tu historia se trata más de alinear tus acciones con tus objetivos que de predecir el futuro.

Si no planeas tus días y no dejas claro que es lo que vas a hacer con ellos, ¿cual es la probabilidad de que lo que quieras que suceda, suceda? Si vives tus días sin dirección, eres un simple robot haciendo todos los días lo mismo y reaccionando hacia lo que tienes en frente.

Muchos dicen que seguir un plan los convierte en una máquina, yo digo que los que no escriben su propia historia terminan siendo protagonistas de segunda en la historia de alguien más.

Quieraslo o no, ya tienes un papel.

2. Conecta Tus Acciones Con Tus Objetivos

Antes de saber que es lo que debes hacer y saber cuales son tus prioridades, debes saber hacia donde te diriges, así que lo primero es definir cuales son tus objetivos.

Si no tienes objetivos en el mediano o largo plazo lo más probable es que no tengas ni idea de que es lo que debes hacer ahora mismo.

Recuerda que tu propósito y tus objetivos funcionan como el norte en una brújula, te dicen hacia donde vas, y tu prioridad es el siguiente paso que vas a dar.

Tus prioridades deben ser el producto de tus objetivos y tus objetivos de tu propósito, define una dirección y toma acción.
— Diego Gómez

Tus prioridades deben ser el producto de tus objetivos y tus objetivos de tu propósito, define una dirección y toma acción.

Lee más sobre: Como Conectar Tu Prioridad Con Tu Propósito 

3. Escribe Tu Día

 Mi metodología favorita para darle estructura a mi día es “Time Blocking”: Es un sistema que me permite describir mi día al tiempo que protejo mi tiempo y aseguro que lo que quiero que se lleve a cabo se cumpla.

Si, se trata de agendar tu día y hacer lo que dijiste que ibas a hacer. Sin embargo, como bien sabes, decir y hacer son cosas completamente diferentes y es por ello que esta técnica es tan efectiva.

En esta publicación explico detalladamente el uso de esta técnica: Cómo Usar Time Blocking

Muchas personas ven la planeación simplemente como un medio para un fin, yo lo veo como la forma de crear mi propia historia, y es que la forma en la que interpretas lo que haces hace toda la diferencia del mundo.

20 Minutos de Páginas

Uno de mis hábitos favoritos de productividad personal es el de escribir durante 20 minutos en las mañanas todo lo que esta pasando por mi mente, no discrimino ideas, simplemente dejo fluir todo lo que se me ocurre y al final lo reduzco a tareas o ideas que debo poner en acción.

Es una practica que me da claridad pues puedo ver en frente de mis ojos lo que estoy pensando, crear algo a partir de ello y al mismo tiempo relajarme  pues mi mente se esta descargando y deshaciéndose de todo lo que se le ocurre.

¿Estás en blanco? Dilo, una de mis mejores formas de empezar es aceptando como me siento y si no tengo nada que escribir lo digo y mas rápido de lo que espero mis palabras no paran de salir.

4. La Acción, La Disciplina y La Libertad

Al final, la libertad que reclamas de hacer lo que quieres hacer no es posible sin disciplina.

Lo que quieres SER y HACER no es posible si no eres organizado, estratégico, si no tomas la acción necesaria, si no enfrentas tus miedos y estableces buenos hábitos.

Puedes tener libertad de tiempo y dinero para hacer lo que quieras, pero ser libre de elegir no te garantiza la libertad que buscas. Lo realmente importante son las acciones que tomas constantemente con la libertad que tienes.

Porque recuerda: todo lo que haces (o no haces) te prepara para el éxito o pone una piedra en tu camino.

¿Y tú, qué opinas de escribir tu propia historia? Comenta!